18 de noviembre de 2014

Semana de los derechos del niño

Este jueves 20 de noviembre se conmemora el día internacional de los derechos del niño, en ocasión de la convención sobre los derechos del niño aprobada en Asamblea General de naciones Unidas hace 25 años, en 1989. 

Este año en nuestros talleres hemos hecho un énfasis aún mayor en el tema de la paz y de los derechos de los niños, y desde la semana pasada estamos haciendo actividades especiales para conmemorar tan importante fecha. 

El domingo estuvimos en el Parque Caballito y en el Centro de Arte los Galpones para juntar el día de la alimentación (18/11) y el día de los derechos del niño (20/11) en un taller donde hablamos con los niños sobre su derecho a la alimentación. Hicimos un pabellón criollo (plato típico nacional venezolano) con plastilina y material de reciclaje. 


Este fin de semana tenemos un par de talleres epecialísimos. El domingo 23 a las 10:00 am estaremos en el Festival de la Lectura con un taller sobre el Libro Negro de los Colores, un libro que recomendamos ampliamente, sobre todo para sensibilizar a los niños con respecto a la discapacidad visual. El taller se hace en el marco de un homenaje que el Festival rinde a una de sus autoras, la ilustradora venezolana Rosana Faría, a 25 años de su trayectoria. Elegimos este libro porque quisimos que también fuera una actividad por los derechos de los niños, así que haremos un taller de integración. La entrada es libre.
Ese mismo domingo, en la tarde, tenemos preparada una "Pijamada por los derechos de los niños". La cita es a las 3:00 pm en el Parque Caballito, conversaremos sobre los derechos de los niños y jugaremos con plastilina, ¡además lo haremos en pijama! Para significar que es un día especial (no todos los días salimos así a la calle) y para sentirnos cómodos como en casa para hablar de este tema, invitamos a que los niños vengan con sus pijamas a participar en el taller. 

El resto d elas actividades dle mes se pueden consultar en nuestra agenda 

5 de noviembre de 2014

Arte venezolano para niños

Nos sentimos muy contentos de anunciarles que para este mes tenemos preparada una actividad muy especiales con nuestro programa Artistas en Plastilina para seguir promoviendo el arte venezolano entre los niños. 
Este programa comenzó con un taller de Cruz-Diez en plastilina en julio del 2010. A lo largo de cuatro años hemos estado visitando museos, galerías, escuelas y comunidades para dar a conocer a los maestros de la plástica venezolana con talleres lúdicos, jugando con plastilina y reciclaje. Han sido muchos los artistas -emergentes y consagrados- que han compartido con nosotros en los talleres, y otro tanto los artistas de siglos pasados a quienes nos hemos podido acercar desde otra óptica. Simpre con la firme convicción de que la enseñana de la historia del arte puede y debe ser divertida, y con mucho interés porque las nuevas generaciones tengan conciencia de nuestro acervo cultural.
El miércoles 19 de noviembre daremos inicio a una actividad muy especial en la Galería de Arte Nacional. Se trata de nuestro taller Artistas en Plastilina a través del cual exploraremos a cuatro maestros de la pintura venezolana del S.XIX: Cristóbal Rojas, Martín Tovar y Tovar, Antonio Herrera Toro y Emilio Boggio. El taller se llevará en el terreno del juego, y a partir de una aproximación pedagógica, los niños podrán reconocer aspectos relevantes en la obra de los cuatro artistas para luego interpretarlos en plastilina. Los trabajos resultantes serán exhibidos en la sala de educación en el marco de la exposición sobre Antonio Herrera Toro que planea inaugurar la GAN a finales de noviembre. El taller es para niños desde 8 años y tendrá una duración de cuatro miércoles de 3:00 a 5:00 pm. Para inscripciones y mayor información pueden contactar a la GAN al 578 20 72.

En la Agenda puedes consultar toda nuestra programación mensual. 





27 de octubre de 2014

Plastilinarte in Prague: sharing experiences with teachers

Aquí puedes leer este artículo en español

This is the first time we write a post in English in this blog. Since we have traveled to non-Spanish-speaking countries to 
conduct workshops, and since we often receive visits in our blog from countries all around the world, we decided we wanted to share some experiences with you. For those who read us for the first time, here you can check more about Plastilinarte

In May 2013 we were invited to deliver art workshops in the International Children Exhibition of Fine Arts (ICEFA) of Lidice, in Czech Republic. This is one of the first and most important Child-Art exhibitions worldwide. Since 2010 we participate sending our children's works, and up to date our participants have won nine recognitions. Since then, the exhibit's organizers keep us in their list of special guests, but due to some difficulties we were not able to attend until last year. Along with this visit, our Venezuelan Embassy asked us to run workshops in some High Schools, or Gymnázium, as they are named in Czech language.

It was our first time running workshops in another country, and certainly the first time these were not conducted in Spanish. However, language has never been a barrier for art. When arriving in the Gymnázium, we were received by a group of Spanish-learning students (12 to 17 year-olds), so we could manage to conduct the workshops in Spanish supported by their teachers. The ICEFA exhibition's workshops demanded a lot of creativity since the kids were not fluent in neither languages (Spanish nor English). 

The Gymnázium are high standard Czech Public Schools. They often develop a rich cultural activity, and students learn very well some languages. There, we could assess some great artworks from the kids. It was a surprise for us to see the reception of our workshops, not only because they were held in Spanish, but also because of management of unknown Venezuelan artists. 

For this occasion we prepared workshops on the work of two of the most important Venezuelan artists in the last 60 years: Armando Reverón and Carlos Cruz-Diez. With Cruz-Diez we made some kinetic artworks in plasticine. With Reverón's work we also made plasticine and then some chalk artwork in the sidewalk, but the workshops that impressed students and teachers' best were those in which they interpret the artist's landscapes in collages with recycled material. If you are teacher and you are looking for some inspiration in art to work with recycled material, we recommend you to take a look at Reverón's objects. You also can search the works of Jesús Soto, a renowned Venezuelan kinetic artist.

In our opinion, doing art with recycled material is one great way to stimulate, not only ecological awareness, but also creativity. When working with recycled material there is no predetermined way in how to do things, because one never knows what the outcome will be. This exercise is a challenge in itself. It stimulates the child in such a way that he/she feels compelled to find different ways to solve one same problem, This will not only get him/her to develop a creative work, but it will also help him/her on his/her daily life to find more than one way to solve things. In the Gymnázium one of the teachers told us students were not used to receive such challenges, and that they were happy to make these activities. Creative challenge is one thing we recommend, being careful not to set a challenge so difficult that it would turn to frustrate children. 



ICEFA's ceremonial opening was another story. Here, our children did not speak Spanish or English, so we had to manage how to impart a workshop to 30 kids (from 4 years old onwards) in these conditions. This time the creative challenge was for us. We had to break the ice with a group of children without uttering a word, but how? Fortunately, we got prepared for this in Caracas. This was perhaps one of the funniest parts. We rehearsed, during weeks, some games in which -without words- we got children to imitate our movements and put them to dance, jump and even shake hands. At the end, when they followed every instruction we mimicked, we showed them how they should work. They were "asked" to sit in a circle, and we handed a sheet of paper to all participants. We then gave a pencil to only one of them and showed them they should all put their paper on the floor forming a big circle and matching the edges with their neighbor's. With the only pencil, they should draw a crazy line in the paper and hand the pencil to the next child, who should match his own crazy line with his neighbor’s. The result of this was a sort of "drawing wave" in which we got a big collective "crazy circled line". We showed them they were supposed to "paint" the inner part with plasticine and taught them how, and the let them work. This turned out excellent, and the children and their parents were very pleased. This was our very own Plastilinarte-way of making a big Mandala, and it was very nice.


Getting out of schemes and routines is always a good way to work with children in the classroom, it's even better if we achieve it playing. We could, for example, play a game in which we all come from different countries and we can only communicate with each other by mimics and drawings. We believe strongly that playing is one of the best ways for children to learn, we always recommend to play in school and at home, of course considering not all games are suitable for kids (or at least for all ages). We enjoy sharing these stories and we hope that they are helpful for teachers and parents to stimulate creativity in a healthy way.


One more thing we almost forgot to mention: during our Mandala workshop in the exhibit we had some volunteer Czech girls that spoke English perfectly well and offered to translate for us. However we asked them not to say a word about it, for it is always more beautiful letting art speak for itself.

10 de octubre de 2014

Plastilinarte en Praga

Para mayo 2013 fuimos invitados a inaugurar la International Children Exhibition of Fine Arts en la República Checa, muestra en la que llevamos 5 años participando y donde nuestros niños han obtenido 9 premiaciones. Además, fuimos invitados por la Embajada Venezolana a dictar talleres de arte venezolano a estudiantes en algunos Gymnázium, o altos liceos, en la ciudad de Praga.

El lenguaje no fue una barrera para el arte. En el caso de los Gymnázium trabajamos con alumnos que estudiaban español (de 12 a 17 años aprox.); por lo que pudimos trabajar en castellano con ayuda de sus profesores; sin embargo en la inauguración de la muestra nos la tuvimos que ingeniar para entendernos. La experiencia, que fue muy divertida, ya la contamos más adelante. 

Los Gymnázium son liceos de muy alta preparación donde los estudiantes aprenden un muy buen nivel de idiomas; uno de los que conocimos, particularmente, organiza actividades interculturales a las que asisten autoridades de embajadas de ditintos países, lo cual es muy enriquecedor para los alumnos. 

Fue una sorpresa para nosotros ver lo bien que recibieron los talleres que, además de ser en lengua extranjera, les presentaban maestros de la plástica con un lenguaje distinto al que conocían. Para la ocasión preparamos talleres sobre la obra de Armando Reverón y Carlos Cruz-Diez (dos de los más grandes maestros de la plástica venezolana). La obra del maestro Cruz-Diez la trabajamos en plastilina y los participantes hicieron sus fisicromías colores aditivos con "culebritas de plastilina", el cinetismo los fascinó. Además, para nosotros fue de suma importancia compartir la obra de maestros venezolanos con alumnos europeos. El trabajo de promoción del arte venezolano trascendió nuestras fronteras :) 
Cruz-Diez en plastilina
Con Reverón fue distinto, pues trabajamos pintando con plastilina y salimos a la calle a recrear sus obras con tiza en la acera; sin embargo la actividad que más llamó la atención a los alumnos y gustó a los profesores fueron las composiciones con reciclaje. Luego de tener varios días trabajando en el liceo, el reto se iba haciendo mayor pues se acercaba el momento de trabajar con los últimos grados. Hasta ese momento los estudiantes de 12 a 14 años habían recibido muy bien los talleres y, a pesar de ser un poco tímidos, manifestaron su interés por las técnicas nuevas y por lo aprendido; sin embargo teníamos dudas sobre cómo iban a recibir los talleres los alumnos mayores. 

                      

Una niña hizo en plastilina un paisaje Europeo "como lo hubiera hecho Reverón"

Por ser una cultura que apenas estábamos conociendo, existía el temor de que los alumnos de 15 a 17 fueran más rebeldes con respecto a la idea de hacer actividades con plastilina y se hiciera difícil el manejo de grupo. En vista de todo esto, decidimos cambiar las estrategias y encargamos a la escuela que nos consiguiera material de reciclaje. Con las imágenes de apoyo que habíamos llevado presentamos a los alumnos la obra del maestro y los estudiantes terminaron haciendo sus propios collages de reciclaje con la obra de Reverón. Fue todo un reto para ellos. 

Su profesora nos explicaba que pocas veces los alumnos eran retados de tal manera. Tener que improvisar con material de desecho una composición era algo a lo que no estaban acostumbrados. Como lo hemos dicho en distintas oportunidades, el trabajo creativo siempre que presenta un reto es un ejercicio extraordinario, pues enseña a los niños a plantear múltiples maneras de abordar un mismo problema. Ésa es una de las principales razones por las que a menudo presentamos nuestras actividades a los niños como un reto que deben resolver y no como una fórmula que deben seguir. Retar creativamente a los niños es algo que recomendamos ampliamente, siempre y cuando se haga dentro de los límites del respeto y se les oriente de tal modo que el reto no termine por frustrarlos. 

Al final del día, los muchachos terminaron sus trabajos felices (por cierto hubo muy buenos trabajos), descubrieron la capacidad creativa que tenían, su profesora estuvo contenta de aprender nuevas estrategias y nosotros felices de verlos a todos contentos. Fue una gran experiencia y muy satisfactoria. 

La inauguración de la exposición de arte infantil fue otra historia. Si en los liceos teníamos alumnos adolescentes aprendices de español, aquí debíamos atender un estimado de 30 niños de 4 años en adelante que no hablaban el idioma. Además, teníamos que captar muy bien su atención porque no estábamos en un salón de clases, sino en el recinto donde se inauguraría la muestra y se entregarían algunos diplomas. 

Ahora el reto creativo era para nosotros. Teníamos que resolver cómo romper el hielo con un grupo de niños que en su mayoría no hablarían sino checo, darles instrucciones y sentarlos a trabajar. ¡Fantástico! ¿Y ahora por dónde comenzamos? Por suerte, habíamos tenido tiempo de prepararnos para esto desde Caracas. Lo primero que pensamos en hacer, y los que nos han acompañado un domingo en los talleres del Parque Caballito o del Centro de arte Los Galpones lo saben, fue hacer una dinámica rompe-hielo. Pero ¿cómo haces una dinámica en un idioma que no hablas? Esta quizá fue una de las partes más divertidas. Pasamos algunas semanas preparando y ensayando una dinámica en la que, mediante mímicas, hacíamos que los niños nos imitaran; los poníamos a bailar, a saltar, a estrecharse la mano y por último a sentarse para seguir insruccionescon atención. Al principio fue un poco difícil, pero una vez que los niños lo siguieron estuvo genial. Una vez sentados en círculos les repartimos a cada uno una cartulina en blanco, y les explicamos (también con mímica) que se le iba a entregar un lápiz sólo a uno de ellos. El que recibiera el lápiz debía dibujar una línea alocada en su hoja, y pasar el lápiz al niño siguiente, como una antorcha. Los extremos de las líneas debían coincidir con los extremos del compañero de al lado. Así, los niños comenzaron a hacer una suerte de "ola de dibujo", que tuvo un muy buen desarrollo y no hubo necesidad de hablar (tampoco nos hubieran entendido). Luego de esto les mostramos que debían pintar su dibujo con plastilina, les enseñamos cómo debían hacerlo, y los dejamos trabajar. Los niños y los papás estaban fascinados; quizá por lo novedoso de la técnica para ellos, quizá por lo inusual del taller mudo. Este dibujo en círculo, en el que todos los dibujos se conectaban entre sí, fue nuestra propia manera de hacer un gran mandala checo de plastilina, y el resultado fue muy bonito. 

Salirse un poco de los esquemas es siempre una buena idea para trabajar con los niños en el aula, sobre todo si lo hacemos jugando. Podemos, por ejemplo, jugar a que todos somos de diferentes países y que sólo por medio de señas y dibujos nos podemos comunicar. Somos fieles creyentes de que el juego es una de las mejores vías por la que los niños aprenden, por lo que siempre recomendamos la inclusión de juegos en casa y en el aula. Para nosotros siempre es grato contar estas historias y esperamos que alienten a los docentes (no sólo en Venezuela, sino en otros lugares del mundo de donde hemos tenido noticias que nos leen) a estimular sanamente la imaginación de los niños. 

A quienes les haya gustado esta nota, siéntanse libre de compartirla en su Facebook, Twitter, de escribir comentarios, hacer sugerencias,recomendarla, o incluso contarnos si pusieron en práctica alguna de las sugerencias y cómo les fue. A quienes están en Caracas, los invitamos a revisar nuestra agenda para acompañarnos en alguna actividad (sólo para niños de 2 a 102 años). Pronto estaremos publicando una nueva nota con más experiencias y sugerencias. 

Ah, por cierto, casi se nos olvidaba decir que durante todo el taller de Mandalas en la exposición tuvimos un grupo de voluntarias que hablaban inglés y checo, con quienes nos entendíamos muy bien, y que se ofrecieron a traducir las instrucciones; pero les pedimos hacerse las locas y no decir nada, porque siempre es mucho más bonito dejar que el arte hable. 

6 de octubre de 2014

Sembrando arte y paz


El pasado 14 de septiembre finalizó nuestra temporada vacacional 2014 ¡y la satisfacción fue enorme! 

Pudimos compartir con decenas de niños actividades habituales y actividades nuevas. Además de nuestras actividades acostumbradas con plastilina, reciclaje y pintura, aprendimos a sembrar, a fabricar nuestro papel artesanal, a hacer leporellos, puntillismo con plastilina y pinturas "como los japoneses". Fue muy rico compartir con niños de distintas edades estos talleres que también fueron un aprendizaje para nosotros. 

En estos días estaremos sin actividades mientras ponemos todo en orden y planificamos lo que viene. Nos volvemos a ver la tercera semana de octubre :) 

Mezclado pulpas para hacer papel reciclado
Haciendo papel artesanal Papeles reciclados hechos por los niños

Haciendo papel con pétalos de floresPapeles hechos por los niños Los niños separan el papel de colores para hacer pulpaPulpas fluorescentes para hacer papel
Fabricando papel artesanal con los niños en La Estancia y en Casa Veroes con flores, hojas, pétalos, restos de papel de colores. Con papeles especiales que conseguimos, logramos hacer pulpas fluorecentes para teñirlo :) 

 
Puntillismo con plastilina hecho sobre el papel artesanal que los mismos niños fabricaron :)

 Pintura sobre nuestro papel artesanal 


Haciendo Leporellos:
Un Leporello es un libro pequeño en forma de acordeón. Su nombre se debe a su uso por parte del célebre personaje homónimo en la ópera "Don Giovanni", de W.A. Mozart. En este caso hicimos leporellos con cartón de cajas recicladas y papel periódico. Algunos los utilizamos para enseñar a los niños a hacer sus diarios de siembra, donde anotaban los cuidados de las plantas que aprendimos a sembrar en los talleres. Aquí pueden ver cómo los niños pintaron algunas de las tapas de estos libritos. 

video





Sembrando Paz:
Con nuestra invitada especial Fina Weitz, aprendimos a sembrar plantas en envases de reciclaje previamente pintados por los niños. Fueron actividades excepcionales, no sólo por el hecho de aprender a sembrar y utilizar envases reciclados, sino por la sorpresa de los niños al ver cómo sus plantas crecían a lo largo de la temporada vacacional.